Blog author

www.diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

7 signos de que el estrés te está enfermando

Episodios agudos de estrés, es decir, estrés que dura de unos minutos a varias horas, pueden promover un funcionamiento inmune más fuerte, según una investigación de Firdaus Dhabhar,  profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Miami.

“Pero cuando el estrés es prolongado o crónico, lo que significa que permanece durante semanas, meses o incluso años, puede conducir a una “desregulación” o cambios negativos en el sistema inmunitario y otras funciones biológicas, en otras palabras; el estrés te está enfermando” dice Dhabhar.

¿Qué tipo de cambios?

“El estrés crónico suprime tu inmunidad protectora: la capacidad de tu cuerpo para defenderse contra enfermedades y agentes patógenos. También afecta negativamente a la función celular y contribuye a la inflamación de bajo grado”, dice Suzanne Segerstrom, PhD, profesora de psicología clínica en la Universidad de Kentucky.

Pero hay otros signos, tanto obvios como sutiles, de que el estrés crónico está provoca a tu salud.

1. Tienes tus dientes fracturados o dañados

El estrés psicológico puede hacer que rechines los dientes, tanto durante el día como durante la noche mientras duermes. Es la conclusión de un estudio de 2011 en Biomedical Research. El equipo de investigación japonés descubrió que las personas que apretaban y rechinaban los dientes tenían niveles elevados de hormonas del estrés en la saliva, mientras que los que no lo hacían,  tenían niveles normales de hormonas del estrés salival. La molienda de los dientes puede provocar fracturas de los dientes, caries y otros problemas dentales.

2. Has subido de peso

El estrés a largo plazo puede causar un aumento en los niveles de hormonas productoras de hambre llamadas glucocorticoides, según un estudio de 2014 en Frontiers in Psychology. Cuando esas hormonas son elevadas, también lo es tu deseo de comer, y el aumento de peso y la obesidad suelen ser el resultado. El estrés también parece promover los antojos de alimentos ricos en calorías (papas fritas y postres, no ensaladas), lo que empeora las cosas.

3. Tienes tu presión arterial muy alta

El estrés está estrechamente relacionado con el instinto de supervivencia, que se desarrolla para ayudar a los humanos a evitar o defenderse de los depredadores. Para ayudarte a sobrevivir en una situación de vida o muerte, el estrés activa el sistema nervioso, lo que a su vez aumenta la presión sanguínea para que tus extremidades y músculos estén listos para la acción. Nada de eso es un problema a corto plazo. Pero con el tiempo, la presión arterial elevada crónica puede sobrecargar tu corazón, lo que lleva a arterias dañadas y bloqueos, según un estudio de revisión de la Universidad de Miami.

4. Sufres dolor de articulaciones

Las enfermedades autoinmunes son afecciones en las que las defensas naturales de tu cuerpo atacan por error a las células sanas o inofensivas. El resultado de ese ataque es a menudo inflamación, que puede provocar dolor en las articulaciones en personas con artritis reumatoide. Debido a que el estrés promueve la inflamación de bajo grado, puede aumentar los síntomas de los trastornos autoinmunes,  pero también afecciones relacionadas con el intestino, como la enfermedad celíaca y el lupus. La investigación incluso ha encontrado que el estrés puede causar trastornos autoinmunes.

5. Tu intestino no esta regular

Incluso si no sufres de un trastorno autoinmune, las hormonas del estrés pueden desencadenar cambios en la forma en que tu sistema digestivo transporta, descompone y absorbe los nutrientes, según un estudio de 2011 en el Journal of Physiology and Pharmacology. Incluso el estrés a corto plazo puede provocar episodios temporales de dolor de estómago, calambres, diarrea u otros síntomas relacionados con el intestino.

6. Siempre estás cansado

Los vínculos entre el estrés y el sueño deficiente están bien establecidos. Pero incluso si sientes que estás durmiendo bien, hay evidencia de que el estrés puede desencadenar sentimientos de fatiga. Un estudio encontró que el estrés y la fatiga a menudo van de la mano. Los autores del estudio especulan que un aumento prolongado en la actividad del sistema inmune y la tensión general que acompaña al estrés podrían causar que tu cuerpo ansioso se sienta desgastado.

7. Te duele la cabeza frecuentemente

Las cefaleas tensionales se asociaron desde hace tiempo con el estrés. Un estudio de 2017 descubrió que estos dolores de cabeza no son el resultado del aumento del ritmo cardíaco o del cortisol, sino que parecían estar vinculados a “excederse” cuando estaba estresado. ¿Qué significa eso? La fijación de los resultados negativos, y no adoptar una mentalidad más positiva, dicen los investigadores. Básicamente, la preocupación y la ansiedad inducidas por el estrés sobre los malos resultados parecían estar causando dolores de cabeza.

Hay muchas maneras de lidiar con el estrés. Lo importante es que aprendas a canalizar el estrés de la mejor manera, ya sea con ejercicios de respiración, una buena rutina en el gimnasio, correr, yoga…También recuerda que una buena alimentación puede ayudarte a reducir el estrés.

Información: menshealth.com

Deja un comentario
Comparte en redes sociales:

Permanezcamos conectados

Sígueme en: