Blog author

diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

Estrategias para evitar el rebote

Algunos personas que han hecho dieta han logrado bajar  pero al poco tiempo no solamente recuperaron el peso perdido, sino que se les puede ver que aumentaron.

Te diré el por qué y las estrategias que puedes utilizar para evitar el famoso rebote.

1. Sientes que alcanzaste tu objetivo

Una vez que alcanzas tu peso objetivo, ¿dejas de cuidarte? Si eres de los que piensa “Está bien, he perdido el peso que quería, ahora puedo volver a lo que hacía antes”.  Debes abolir la mentalidad de la dieta a corto plazo y centrarte más en hacer de este un cambio de estilo de vida permanente que sea parte de tu identidad. .

Puedes perder peso más despacio, pero los resultados probablemente serán más sostenibles. La mayoría de los programas de pérdida de peso recomiendan que las personas pierdan entre medio kilo y un kilo por semana.

El ejercicio y la alimentación adecuada deben formar parte de su identidad y ser parte habitual de su rutina diaria.

2. Vuelve tu rutina divertida

Encuentra un ejercicio que te agrade, idealmente uno de resistencia. Si estás nadando, jugando un deporte, lo que  disfrutes y puedas incorporar tu rutina semanal, hazlo.

Si puedes llegar a un punto en el que el ejercicio se convierta en un hábito, entonces hay mucho más éxito.

3. Adelántate a los antojos

Cuando preparas un almuerzo balanceado, es menos probable que pases a un restauran de comida rápida o compres algo en una máquina expendedora.

Prepara carnes que se puedan combinar con algunos carbohidratos y verduras para hacer una comida sana y completa en minutos. Puedes cocinar tu elección de carbohidratos para la semana, como una olla de arroz o papas, tan solo usando una hora del domingo.

4. Establece reglas básicas

¿Cuál es tu punto débil en las dietas? Tal vez estás en el trabajo cuando llega ese colega y te invita una dona. ¿Tal vez es en la noche cuando estás viendo televisión?

Encuentra tu talón de Aquiles y elimina las tentaciones en ese momento. Evita alimentos desencadenantes. Evita la sala de almuerzo en el trabajo, eligiendo comer en mi escritorio. Incluso en un gimnasio, siempre hay dulces y otras golosinas que quedan de las reuniones que terminan reuniéndose en el comedor.

5. Busca ayuda

Tal vez estés buscando un compañero de entrenamiento que tenga los mismos objetivos que tu. Pedir ayuda no debe verse como un signo de debilidad, sino como un momento de fortaleza para ayudarte a continuar tus actividades físicas sin una recaída.

Involucra a tus amigos y familiares en tus actividades de acondicionamiento físico. Trata de evitar “recompensarte” a ti mismo y a los demás con comida chatarra e inactividad, y en su lugar reemplaza con actividades divertidas y saludables.

Información: muscleandfitness.com

Deja un comentario
Comparte en redes sociales:

Permanezcamos conectados

Sígueme en: