Blog author

www.diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

Hábitos dañinos y su impacto en la piel

Comparte esta publicación:

Cuando se trata de malos hábitos, inmediatamente lo asociamos con el tabaquismo, las drogas y la dependencia del alcohol. Pero hay hábitos que se consideran inofensivos, pero de hecho hacen un gran daño a nuestra salud.

Estas acciones son tan simples y familiares que a menudo una persona ni siquiera piensa en su influencia negativa y destructiva en el cuerpo.

Esta vez te he preparado 10 hábitos dañinos que tienen un efecto negativo en la condición de la piel.

1. Dormir boca abajo

Cuando duermes boca abajo, tu cabeza se inclina hacia un lado y esto genera tensión en los músculos del cuello y los hombros.

Acostarse boca abajo, corres el riesgo de despertarte con la cara arrugada: hinchazón y bolsas debajo de los ojos. Y en esta situación, la sangre entra al cerebro de manera anormal.

Lo mejor es dormir boca arriba o de costado. También es importante prestar atención a la almohada. Debe ser baja, de modo que el cuello esté derecho y la barbilla no descanse sobre el pecho.

2. No usar lentes de sol

La piel alrededor de los ojos es muy delgada, las arrugas aparecen con facilidad. Cuando entrecierra los ojos con luz brillante, hay una fuerte carga sobre la piel alrededor de los ojos, lo que conduce a una rápida aparición de arrugas debajo de ellos. Por lo tanto, acostúmbrate a usar gafas de sol en los días soleados, recuerda que los días soleados también aparecen en invierno.

3. Masticar de un solo lado

Cuando surgen problemas con los dientes, puede que mastiques los alimentos por un solo lado. Si esto se hace durante mucho tiempo, este mal hábito puede conducir a la asimetría de la cara. Los músculos de un lado se debilitan, mientras que el otro sí tiene movimiento constante.

Trata de masticar la comida por ambos lados, y a la menor molestia en las encías o los dientes, mejor hazte ver por un dentista.

4. Uso prolongado del teléfono

Si te gusta hablar durante mucho tiempo por teléfono, necesitas usar manos libres. Use un auricular o un teléfono manos libres. El hábito de sujetar el teléfono entre la oreja y el hombro conduce a los pliegues en el cuello y a que se “cuelgue” la mejilla.

5. Uso de la tecnología

Esta es una acción que muy a menudo me sucede. Al leer libros, ver páginas en una tableta o un teléfono inteligente, muchas personas bajan la cabeza. Intenta ser más consciente y no hacerlo, de lo contrario, aparecerán arrugas en el cuello, piel flácida en las mejillas e hinchazón en el área de los ojos, además de problemas en el cuello y espalda.

6. Inclinar la barbilla en la mano

Si estás sentad@ frente a una computadora o leyendo tu libro favorito y tienes la costumbre de apoyar tu barbilla en tu mano, trata de hacerlo con menos frecuencia. En esta situación, la piel del rostro se vuelve menos elástica, comienza a deformarse y aparecen arrugas prematuras.

7. Expresión sombría

El dolor conduce a una expresión facial que es dañina para la cara. Si siempre estás descontento con algo, frunces el ceño, presionas los labios, es cuestión de tiempo para que aparezcan las primeras arrugas.

Intenta hacer un seguimiento de tus estados emocionales. Presta atención solo a los momentos agradables y sonríe con más frecuencia, tu vida será mucho más brillante y placentera.

8. Ducharse con agua muy caliente

Un baño caliente relaja el cuerpo y alivia la tensión después de un día difícil, pero si lo tomas con frecuencia y durante mucho tiempo, es malo para la piel. La capa superior de la epidermis se destruye, lo que provoca sequedad y descamación de la piel. No exageres con agua caliente en la ducha y cambia la temperatura del agua de caliente a tibia.

9. Usas aire acondicionado

Los aires acondicionados son bastante dañinos para el cuerpo. Toman la humedad del aire haciéndolo seco. La piel se reseca y es más propensa al daño. Trata de nutrir y humectar bien tu piel y usa acondicionadores de aire solo si es necesario.

10. Fundas de almohadas

La ropa de cama hecha de algodón es el estándar habitual pero una funda de almohada hecha de este material puede dañar la piel y provocar arrugas, especialmente si te gusta dormir de costado o si te mueves demasiado cuando duermes. Después de todo, te frotas la cara contra la almohada. Por lo tanto, vale la pena dar preferencia a las fundas de almohada hechas de seda, ya que causan menos fricción.

Hábitos muy comunes con los que seguramente te identificas. ¡Yo me identifiqué con más de uno! Así que ya sabes, a cambiar lo que estamos haciendo mal.

takprosto.cc

Deja un comentario

Permanezcamos conectados

Sígueme en:

CLOSE
CLOSE