Blog author

www.diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

Hábitos que engordan Parte 2

Comparte esta publicación:

En la entrega anterior te dimos los tres primeros hábitos debes cambiar si quieres mejorar tu estilo de vida.Hoy te daremos otros tres para que lo implementes en tu día a día.

# 4 Comer lo que sirven “gratis” en restaurantes

Palitos de pan, galletas o totopos pueden servirse “gratis” en restaurantes (en realidad ya vienen cobrados en los alimentos).

Cada vez que comes alguno de estos extras, le agregas a tu comida de 150 a 450 calorías de las cuales ninguna tiene un verdadero valor nutricional. Haciendo los ajustes correctos, no necesita hacer grandes cambios para perder ¡hasta 15 kilos!

# 5 Tomar refrescos gasificados aunque sean de dieta

RefrescoUna persona promedio toma cerca de cuatro litros de refresco a la semana. ¿Por qué es tan malo? Un estudio realizado en el 2005 reveló que tomar una o dos gaseosas al día incrementa el riesgo de tener sobrepeso u obesidad en un 33%. Además otro estudio reveló que las bebidas azucaradas están directamente relacionadas con el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

El refresco de dieta no es mejor.

Investigadores de San Antonio University dieron seguimiento durante casi una década a un grupo de sujetos de edad avanzada, descubrieron que en comparación con los no bebedores, aquellos que bebían dos o más refrescos de dieta de un día aumentaron su cintura cinco veces más rápido.

Los investigadores concluyeron con la teoría de que los edulcorantes artificiales activan las señales de apetito, provocando que inconscientemente ingieran más en los alimentos subsecuentes.

# 6 Saltarse las comidas

Una encuesta nacional de 2011 llevada a cabo por la Calorie Control Council, un porcentaje considerable de la población aceptó que se saltaba comidas para bajar de peso. En realidad, esto aumenta las probabilidades de tener obesidad, en especial si se trata del desayuno.

Un estudio de la American Journal of Epidemiology encontró que las personas que omitían el desayuno eran 4,5 veces más propensos a ser obesos.

Saltarse las comidas disminuye su metabolismo y aumenta el hambre, eso pone a su cuerpo en el modo “almacenamiento de grasa” y aumenta las probabilidades de comer en exceso la siguiente comida.

Al leer esto te darás cuenta que no es tan difícil cambiar tu estilo de vida, solo haciendo pequeños cambios podrás ver grandes beneficios.

Espera mañana nuestra siguiente entrega donde te diremos por que es tan importante tomarte tu tiempo mientras comes.

 

 

Deja un comentario

Permanezcamos conectados

Sígueme en:

CLOSE
CLOSE