Blog author

www.diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

¿Odias tus cachetes? ¡Desaparécelos!

Comparte esta publicación:

Para muchas mujeres y hombres también, los cachetes son su talón de Áquiles. Pueden no tener sobrepeso pero no logran tener una cara afilada.

Hoy te daré unos ejercicios para que hagas con tu cara y así logres el mentón y los pómulos que anhelas. Se llama yoga para el rostro y por muy graciosos que los ejercicios puedan parecer, créeme, funcionan.

Relajación de la mandíbula

Para realizar este ejercicio, es necesario pronunciar claramente los sonidos “Y” y “O”. Pronuncialas 15 veces cada letra, 3 series, 3 veces al día. Estos movimientos permitirán que tu mandíbula se mueva en diferentes direcciones, lo que ayuda a quemar grasa de las mejillas y fortalecerla.

Lo mejor es que puedes practicarlo en cualquier lado, incluso en el trabajo.

Cara de pez

Este es mi favorito porque no solo ayuda, sino que te divierte. Chupa las mejillas lo más que puedas y trata de sonreír por 5 segundos. Repite el ejercicio 10 veces. Hacer la cara de pez tonifica los músculos faciales y reduce la grasa.

Lengua fuera

Respira por tu nariz, aprieta los puños y tensa los músculos faciales. Luego, exhala por la boca mientras sacas la lengua lo más que puedas, abriendo los ojos y destensando los puños.

Al realizar este ejercicio estiras los músculos de la cara y alivias la tensión. Repite tres veces.

¡Sorpresa!

Este ejercicio afecta de manera favorable los músculos de la frente. Abre los ojos lo más que puedas y trata de no arrugar la frente. Mantén esa posición durante 10 segundos y relájate. Repite cuatro veces.

Haz como Marilyn

A muchos les encantará este ejercicio. Lo único que hay que hacer es enviar besos al aire, mientras más, mejor. La manera de hacerlo es presionando tus labios con el dedo índice y medio. Practícalo cuatro veces seguidas, las veces que quieras al día. sirve para tonificar los músculos de los labios.

Sé una marioneta

Suaviza las líneas entre tu nariz y tus labios levantándola ligeramente. A continuación, presiona firmemente los pómulos llevando hacía arriba tus dedos. Repite de 20 a 30 veces. Este ejercicio ayuda a reducir grasa en las mejillas y las líneas entre la nariz y los labios.

Sonríe

¿Sabías que la sonrisa es una especie de ejercicio? Trata de sonreír lo más que puedas. Además de ayudar a resolver lo de las mejillas redondas, tendrás un mejor día. Muchos beneficios ¿no crees?

El problema de las mejillas redondas puede surgir por muchos factores, no solo por comer de más. Las razones pueden ser genéticas, estructura facial o que bebes muy poca agua. Bebe por lo menos 8 vasos de agua al día.

Información: takprosto.cc

 

 

 

 

Deja un comentario

Permanezcamos conectados

Sígueme en: