Blog author

www.diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

Seis alimentos que nos hacen oler mal

Comparte esta publicación:

La halitosis o el fuerte olor a sudor pueden tener su origen en los alimentos que consumimos, según explica la Clínica Mayo en su sitio web . Existen varias medidas que se pueden tomar para reducir los efectos.

Lo que comemos puede provocar el aumento de la actividad de las glándulas sudoríparas y tener como consecuencia un olor desagradable.

Estos son algunos de los alimentos que consumimos y contribuyen a que tengamos mal olor o mal aliento.

Café

La nutricionista Jessica Hierro de la Clínica Alimmenta comentó al diario El País:

“La cafeína estimula el sistema nervioso y puede producir un aumento de la producción de sudor. Este efecto será mayor o menor dependiendo de la sensibilidad y la cantidad consumida. También produce deshidratación y sequedad en la boca, lo que propicia la evaporación de algunos gases que producen mal olor. Los responsables son compuestos sulfurados volátiles y los taninos del café”

Aunque es poco lo que se puede hacer frente al olor corporal, la doctora Hierro aconseja masticar hierbas aromáticas (menta, hierbabuena, etc.), lavarse los dientes o hacer enjuagues bucales para combatir la halitosis.

Ajo

Al ajo se le atribuyen múltiples beneficios para la salud como antiséptico, antiinflamatorio y antiviral, pero también está asociado con un fuerte olor que no a todos les gusta.

“El origen de sus bondades es al mismo tiempo el responsable de provocar el mal aliento. Al cortar el ajo, la aliina se transforma a través de reacciones químicas en compuestos volátiles que son los responsables del hedor. Algunos pueden mantenerse en el aliento durante 3 horas”. 

Es lo que afirma la nutricionista Martha Gámez, directora técnica de Grupo NC salud. Su fuente de salud viene de su contenido; yodo, fósforo, potasio y vitaminas. Sobre todo su base son componentes sulfurados tales como la aliina y sus derivados.

La especialista comenta que, por orden de eficacia, los alimentos que ayudan a contrarrestar los efectos de haber comido ajo son: Manzana cruda, jugo de limón, té verde y espinacas.

Espárragos

Después de haber comido espárragos, las personas definen el olor de la orina como a ‘repollo cocido’. La nutricionista Jessica Hierro explica:

“Una de las causas que hace aumentar o disminuir su intensidad (del olor) puede ser la genética de cada uno, que afecta de modo desigual. Esto se debe a la metabolización de dos compuestos que este vegetal contiene de forma natural, el ácido asparagúsico y el S-metilmetionina. Este proceso da como resultado la emisión de los compuestos sulfurados que dan ese olor tan característico a la orina”.

Cebolla

La doctora Gámez comenta que del mismo modo que pasa con el ajo:

“La cebolla pertenece a la familia botánica del ajo y el puerro. Contienen compuestos químicos con azufre, que guardan relación con el olor que generan. Los compuestos azufrados volátiles de la cebolla también son muy beneficiosos para la salud, sobre todo para prevenir el cáncer, los trastornos cardiovasculares y el asma”. 

La nutricionista se inclina por los chicles para mejorar el aliento, sostiene que el acetato de zinc y extracto de magnolia  que contienen parecen dar buenos resultados.

Alcohol

Jessica Hierro señala al etanol como principal responsable aunque no es el único origen.

“Aunque la intensidad del olor varía en cada persona, es cierto que una copa es suficiente para que una nariz ajena lo detecte. Esta sustancia produce deshidratación, lo que provoca que los compuestos causantes del mal olor se evaporen expandiéndose por el aire. Pero el hedor también puede deberse a que al metabolizar el alcohol se originan productos que son liberados por el pulmón, pasan a la sangre y lo generan”.

La especialista asegura que los siguientes alimentos pueden neutralizar el mal olor:  champiñones, perejil, albahaca, lechuga, berenjena, manzana, ciruela, kiwi o arándanos.

Carne roja

La revista Chemical Science publicó en 2006:

“La región axilar contiene gran cantidad de glándulas sudoríparas que producen secreciones lechosas. La secreción fresca no huele, pero la microflora axilar rápidamente la convierte en sustancias con olor. Las pruebas realizadas para determinar el origen del aroma del sudor axilar encontraron ácidos alifáticos de diferentes tipos, debidos a la ingesta de carne”

Aunque es un estudio sin concluir, los expertos aseguran que se puede relacionar la ingesta de carne roja con la aparición corporal.

También es un  hecho que si tu alimentación es saludable, no es necesario privarte de comer las cosas que te gustan pues al tener una dieta adecuada, tu organismo metaboliza los alimentos optimamente.

Fuente: clarin.com

Deja un comentario

Permanezcamos conectados

Sígueme en:

CLOSE
CLOSE