Blog author

www.diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

Tres señales de cuando entrenar es demasiado

Comparte esta publicación:

Cuando se disfruta tanto el deporte y estar en buen estado físico, con frecuencia tendemos a exigirnos más en las rutinas para tener mejores resultados. No obstante, tenemos que entender que ante tanta demanda de actividad e intensidad física llega el punto en que nuestro cuerpo se rebela. El exceso de ejercicio puede causar lesiones y otros problemas en nuestra salud.

Esto le puede suceder incluso a los profesionales. Anna Kaiser, entrenadora personal de famosos como Shakira, Karlie Kloss o Sarah Jessica Parker y fundadora del sistema de entrenamiento AKT In Motion, declaró en una entrevista con New York Magazine:

“Llegó un punto en mi vida en el que entrenaba demasiado y demasiado duro. Me enfermé. (…) Desafortunadamente, a veces estas cosas pasan: atravesamos períodos en los que lo llevamos demasiado lejos. Es algo que hay que aprender, sobre todo si sos una persona apasionada.”

El doctor y profesor de kinesiología de la Universidad de Michigan , Jim Pivarnik también sostiene:

“Aún asumiendo que se esté lo suficientemente en forma como para hacer un entrenamiento duro, hacer demasiado ejercicio puede llevar a enfermarse o lesionarse. Estar en condiciones óptimas está a un paso de caer por el precipicio de los problemas”.

¿Cómo saber dónde radica el límite?

Kaiser estima que “nadie debería hacer ejercicio durante más de 60 o 90 minutos, cuatro o cinco días a la semana” y que lo más importante es saber cuándo parar. Nuestro cuerpo sin lugar a dudas nos dará señales y depende de nosotros el aprender a distinguirlas. Te estás esforzando demasiado cuando:

1. Tardas en recuperarte

Según Kaiser un indicador que pone de manifiesto que has entrenado demasiado es no poder recuperarte después de hacer ejercicio:

“Cuando te cuesta respirar, no tienes energía, sientes dolor al instante y por más agua que tomes nunca parece ser suficiente. Si pasa esto es que fue demasiado”.

Incluso el doctor Pivarnik lo secunda asegurando que, tardar un poco en recuperar el aliento después de entrenar duro es normal. No así, el no ser capaz recobrar la respiración luego de varios minutos de haber terminado la sesión. Esto es una señal definitiva de que algo no anda bien.

2. Tener las pulsaciones altas por la mañana

La frecuencia cardíaca nos puede advertir si nos estamos pasando, de acuerdo con Pivarnik.

Debemos tomarnos el pulso en reposo y de nuevo en la mañana al levantarnos. “Si por la mañana las pulsaciones son más elevadas en la mañana, quiere decir que estas sobreentrenando”. 

Añade que este es un signo de que nuestro cuerpo esta estresado por el exceso de ejercicio y no se esta recuperando de manera correcta.

3. Sentir dolor constante y extremo

Tanto el especialista Pivarnik como la profesional del fitness Kaiser afirman que el dolor extremo debe evitarse. Es normal y habitual que se sienta dolor  cuando entrenas duro, pero sentirlo constantemente o a diario es una señal de alarma.

Quiere decir que se está ejercitando tanto y tan duro que simplemente no esta siendo capaz de recuperarse. siS duda esta situación nos puede llevar a tener una lesión.

Nuestro cuerpo es maravilloso y si bien es cierto que queremos mantenerlo sano y fuerte, también tenemos que aprender distinguir cuando le pedimos demasiado.

Fuente: lavanguardia.com

 

Deja un comentario

Permanezcamos conectados

Sígueme en: