Blog author

www.diegodimarco.com

Conductor de TV, Asesor de nutrición y Coach de estilo de vida

Ponte en Forma con sólo algunos accesorios

A medida que el mundo lidia con los efectos de coronavirus, el distanciamiento social se ha convertido en la nueva normalidad, por el momento.

Con los gimnasios y los parques cerrados temporalmente y pidiendo a la población quedarse en casa, es fácil dejar la rutina de entrenamiento.

Se puede realizar un buen ejercicio en la comodidad del hogar, incluso si no se tiene un espacio dedicado.

“La mayoría de la gente solo piensa en el ejercicio aeróbico, como caminar a paso ligero, para la salud del corazón. No siempre consideran el entrenamiento de fuerza”, dice Eric L’Italien, fisioterapeuta del Hospital Spaulding Rehabilitation Hospital, afiliado a Harvard.

Entrenamiento de pesas

Las personas que hicieron entrenamiento de fuerza durante una hora a la semana tenían un menor riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte por enfermedad cardíaca en comparación con las personas que no lo hicieron; señala un estudio en el Medicine & Science in Sports & Exercise.

Rutina

Antes que nada, consultar a un médico antes de hacer cualquier nuevo régimen de ejercicio.

Para agregar un entrenamiento de fuerza simple se sugiere comenzar con dos ejercicios básicos: sentadillas y una fila doblada.

Comience caminando y haciendo algunos círculos con los brazos durante unos minutos para calentar.

Sentadilla

Pararse derecho con los pies separados al ancho de los hombros y las manos sobre los muslos. Inclinarse hacia adelante en las caderas y doblar las rodillas para bajar los glúteos hacia el piso como estando sentado en una silla, mientras las manos descansan sobre los muslos. Detenerse con las nalgas por encima del nivel de la rodilla. Regresar a la posición inicial. Repetir.

Fila doblada

Pararse con un peso en la mano izquierda y un banco o silla resistente al lado derecho. Coloque la mano y rodilla derecha en el banco o asiento de la silla. Dejar que el brazo izquierdo cuelgue directamente debajo de su hombro derecho, completamente extendido hacia el piso. Mantener los hombros y las caderas al cuadrado, y no arquear ni doblar la espalda. Apretar los omóplatos, luego doblar el codo para levantar lentamente el peso hacia las costillas. Regresar a la posición inicial. Terminar todas las repeticiones, luego repetir con el brazo opuesto.

Foto Michael Carroll

Con información de Harvard

Deja un comentario
Comparte en redes sociales:

Permanezcamos conectados

Sígueme en: